Bienvenido a mi página web.

Soy un joven escritor navarro, editor de viajes y blogger. Actualmente busco una editorial que confíe en mi primera novela, El péndulo de hielo, la cual la puedes comprar en Amazon.

Mi trabajo | Mi historia | Contratación

lunes, 31 de marzo de 2014

Refugio para la tormenta


Hay tormentas que atormentan la mente. Están por todas partes, iluminan el cielo con sus refulgentes lágrimas y se elevan por entre las sombras como la hojarasca que sobrevuela el febril otoño.

Llueve. Hace frío. Las gotas que una por una caen en picado laceran la piel y se abren paso sin llamar a la puerta. Todo el mundo es consciente de que tarde o temprano, en mayor o en menor medida, el temporal nos dará la mano y nos exigirá que le acompañemos.

Allí sentados, en el porche desde donde nos hemos columpiado una y mil veces, se distingue la verja blanca que ya no somos capaces de cruzar. Nos aterra dar un paso en falso en el camino al refugio. El iris de nuestros ojos se vuelve cristalino al comprobar que la lluvia, al igual que nuestras lágrimas, empapa nuestro semblante con algo más que lubricante de motor.

Perder el rastro a nuestro abigarrado rostro provoca angustia, un miedo atroz que ni nosotros, ni quien nos observa cada anochecer antes de apagar la lámpara de la mesita de noche, está preparado. Ese temor es un sórdido espejo adornado con infinidad de caras, máscaras de gas que se evaporan tan pronto se levanta la primera brizna de aire.

Hay mentes que son las simientes de las tormentas. Se quiebran al mirar de frente a la realidad, dejando un sordo trueno a sus espaldas como único legado.

Llueve. Hace frío. Y nadie nos puede salvar.



Fotografía | otmentertain

 
xmlns:fb="http://www.facebook.com/2008/fbml" xmlns:og="http://opengraphprotocol.org/schema/"