lunes, 13 de agosto de 2012

Es la cantidad, estúpido

La creación de contenidos en España está muy mal valorada

Hace poco más de 8 meses, un tipo muy sabio revolucionó la red con un artículo que generó un debate muy interesante entre los cibernautas: es el contenido, estúpido. En él, Juan Gómez-Jurado nos contaba una anécdota vivida en el Instituto Cervantes de Nueva York junto al también escritor Antonio Muñoz Molina. Ellos tenían pensamientos diametralmente opuestos sobre la cultura digital en general, sobre el libro digital en particular.

Poco a poco el tiempo sigue dándole la razón al ladrón sevillano ya que, a estas alturas de la película, no sólo las ventas en digital han superado a las de papel en Estados Unidos, sino que Amazon confirma que ha sucedido lo propio en el Reino Unido. No estamos, pues, ante una moda pasajera, si bien es cierto que debido al caciquismo nacional y al gusto por hacernos el harakiri llevará mucho tiempo invertir las ventas en este país de pandereta. ¿Y sabéis por qué? Porque en España se venden más ereaders que ebooks. Las causas son varias, y lo que llaman piratería no es la más dañina de todas ellas.

No quiero centrarme exclusivamente en los libros electrónicos, ya que hay otro tema que me atañe de igual modo y que me preocupa sobremanera. Es verdad que el lector, al igual que un reputado sumiller, disfruta paladeando buen contenido balanceándose en la mecedora de su porche. No es menos cierto, sin embargo, que esta sociedad cada día dispone de menos tiempo y, a su vez, cada día necesita consumir más contenido debido a que vive continuamente conectado a la red. La fecha de caducidad de un texto, no así el de las obras de ficción puesto que la era digital permite su sustento en la nube, se acorta más y más. El ejemplo perfecto lo encontramos en los blogs, quienes, en vez de aprovecharse de su mayor activo, la influencia que generan en el consumidor (y las marcas lo van descubriendo a marchas forzadas), apuestan  generalmente por la cantidad en detrimento de la calidad del contenido.

Relación de pago por post dependiendo al número de visitas del artículo por mes
El significado de esa apuesta dama, envuelta en un traje en forma de la letra 'k', equivale al número 1.000

Prueba de ello es la imagen superior, que corresponde a la oferta de retribución que un importante grupo de comunicación online me hizo llegar para escribir sobre viajes y literatura. Por ese precio, en el que miles de lectores devoran el contenido, lo único que se consigue es engrasar esa rueda que comienza a girar cuando el autor del texto crea basura y continúa girando cuando es consumida al instante. Rápido y sencillo, como el interruptor que debe pulsar el anónimo verdugo, como la deliciosa droga que ingerimos en los locales de comida rápida.

No digo que un autor de contenidos debiera hacerse millonario como nuestros políticos y banqueros, pero sí que abogaría por darle la oportunidad de vivir dignamente con su trabajo. Y luego están los que te animan a escribir gratuitamente en su blog ofreciéndote posicionamiento, como si por arte de magia esa palabra te diera de comer. ¿Así es como pretende el mercado que nos hagamos autónomos?

Es la cantidad, estúpido, estúpido de mí por no ser anglosajón de nacimiento y poder optar a ofertas como ésta.

Fotografía | Racetalkblog

7 comentarios:

A mi me parece bien que haya gente que aspire a sacar unos ingresos de su blog o participando en otros blogs enfocados al mercado comercial, yo mismo intento sacarle ciertos beneficios al mio para cubrirme costes o poder realizar algún viaje, así como simplemente por darme a conocer y que se me abran ciertas puertas.

Pero bajo mi punto de vista, cuando la persona/empresa únicamente piensa en el posicionamiento, aumentar las visitas de la forma que sean y crear una ingesta cantidad semanal de entradas, con el único interés de sacar rentabilidad, descuidado la calidad o la utilidad de lo que escribe, a mi personalmente me pierde como lector y la influencia que me puedan dar esos textos disminuye completamente. De hecho generalmente me suelo fiar más de blogs más humildes, que los que intentan sentar cátedra por tener un mayor reconocimiento a nivel nacional/mundial.

Pero como siempre, en el termino medio está la virtud, para muchos el todo vale será un camino respetable, pero para mi gusto eso hace que se pierda la verdadera esencia de lo que debe ser un blog/libro, contar algo e intentar que guste o sea útil a los lectores.

La posibilidad de ganarse la vida haciendo lo que te gusta es algo que no amarga a nadie. En nuestro caso, ganarse la vida escribiendo sobre viajes, o al menos, poder pagar los viajes con esos ingresos es casi un sueño -no por irrealizable, sino por lo bueno que sería.

Al igual que las visitas, cuando uno empieza a escribir (y eso lo decimos todos y creo que con total sinceridad) no piensa en las visitas, ni si quiera cree que lo leerán nunca, pero luego, cuando van apareciendo, y los comentarios, se "pierde" esa libertad. Perderla por completo dejando que el posicionamiento te haga perder el contacto con los lectores es un error, pero cerrarse en banda por ser "puro" creo es todavía más error.

Como con las visitas, cuando aparece el dinero es todavía "peor". El sueño de ganarse la vida está más cerca y el problema es, como antes, volverse a perder. Dejarse llevar por el peso y no por la calidad... como en los trabajos del colegio que era más importante el número de hojas que lo que se escribía.

Aún así, es complicado buscar una valoración por parte de los "patrocinadores" fuera de la cantidad de enlaces, o del tráfico conseguido. Medir la calidad para un "anuncio"... ufff, por eso se siguen basando en el peso :-(

En vuestro caso, SaltaConmigo, os centráis más en la repercusión que puede tener en un proyecto propio la profesionalización del blog. El caso que yo planteo es la retribución que un tercero le ofrece al blogger. Ambos debates, no obstante, son igual de interesantes y necesarios, por lo que iremos viendo qué derroteros va tomando este hilo.

Coincido contigo, José Carlos DS, siguiendo la línea que a veces se obtiene información más 'libre' de un blog modesto en vez de otro enfocado como empresa.

Ganarse la vida con un blog propio es muy difícil, si bien es cierto que puede generar unas pequeñas ganancias que además te aporten otros incentivos u oportunidades de trabajo, como pueda ser escribir para un tercero. Eso sí, se deberían consensuar ciertos valores, éticos a la par que económicos, para que el contenido siguiera siendo de calidad.

Más que querer cantidad, lo que quieren es un esclavo. Porque estoy segura de que si el contenido no es bueno, no se generarán visitas y por tanto no te pagarán nada. Quieren buen material prácticamente gratis. No digo nada, a última hora puedo comprender que a una empresa le seduzca la idea del esclavo eficaz. Eso ya pasó en la Antigua Roma. La oferta inglesa, sin ser para echar cohetes, al menos es más digna. En España la única forma de sacar pasta de esto es ser un influencer, en plan Enrique Dans.

@Désirée En cierta medida todos buscamos ser influenciadores, ya que a través del branding podemos posicionar mejor nuestro trabajo (ya sean libros, artículos o proyectos de diversa índole). No obstante, el hecho de no disponer de cientos de miles de seguidores, no implica que no seamos capaces de crear contenido de calidad. Y eso, como tú bien dices, es esencial si lo que se pretende es conseguir muchas visitas.

He visto tarifas parecidas en varias webs en las que supuestamente buscan blogueros freelance y esos precios son de vergüeza.

Cualquiera diría que escribir artículos es igual que hacer churros... Ponemos las letras dentro de una manga pastelera, apretamos, cortamos y ¡voilá! ¡Aquí tiene su artículo!

Con esta política, lo único que están consiguiendo es desvalorizar todo el esfuerzo que hay detrás de un buen texto y llenar internet de artículos basura. Porque, al final, está claro que es tan importante la cantidad que se publica como la cantidad que se paga...

Se pueden hacer artículos como churros relativamente fácil, claro que para ello hay que sacrificar la profundidad que se merecen y aderezarlos con un pequeño copia-pega para facilitar la labor. ¿Qué es lo que conseguimos con ello? Textos clonados. Mismas ideas, mismas palabras clave marcadas a fuego en negrita y 0 debate.

Gracias por tu comentario, Alquimia Onírica.

Publicar un comentario en la entrada

Yo escribo, tú lees. Tú escribes, yo respondo. ¡Dialoguemos!

 
xmlns:fb="http://www.facebook.com/2008/fbml" xmlns:og="http://opengraphprotocol.org/schema/"